El primer paso para mantener una buena salud bucal es, sin duda, una higiene dental diaria constante y minuciosa.

El beneficio personal y social de poder mostrar una sonrisa bella y saludable es sólo uno de los aspectos importantes relacionados con la práctica constante de una cuidadosa higiene bucal.

Si desea llevar a cabo una correcta higiene bucal en casa entonces debe tener en cuenta tres sencillas instrucciones:

  1. Cepillarse los dientes después de cada comida
  2. Cepíllese los dientes durante aproximadamente 3 minutos
  3. Use hilo dental o cepíllese los dientes una vez al día.

¿Cuál es el uso correcto del cepillo de dientes?

Contrariamente a la creencia popular, el movimiento no debe ser horizontal, es decir, de izquierda a derecha. Cuando se realiza un cepillado horizontal, se empuja la placa bacteriana y el sarro hacia los espacios interdentales.

Además, el cepillado agresivo daña irreversiblemente la encía y, en muchos casos, conduce a la abrasión del esmalte. Entonces, ¿cuál es la forma correcta de cepillarse los dientes?

El movimiento del cepillo debe ser vertical, siempre de la encía al diente, con el cepillo inclinado 45 grados. Un cepillado con estas características permite eliminar la placa que podría formarse en el surco gingival.

El cepillo de dientes debe ser reemplazado aproximadamente cada 3-4 meses.

¿Cómo debo usar el hilo dental?

El hilo dental es un gran aliado en la lucha contra las caries y las infecciones dentales. Usar de forma adecuada la seda dental sin duda ayuda a preservar la salud integral de los dientes. Permite eliminar en profundidad los residuos de alimentos y la placa que se encuentra entre los diferentes elementos dentales.

El uso de la seda dental debe combinarse siempre con el cepillo de dientes, la pasta dental y enjuague bucal. Estos son instrumentos muy importantes (e irremplazables) de la higiene dental en el hogar.

Estos son los pocos y sencillos pasos para el uso correcto del hilo dental:

  • Cortar un segmento de hilo dental con una longitud de 30 a 40 centímetros. Para hacerlo se puede usar la pequeña cuchilla que viene insertada en el contenedor del carrete.
  • Envolver ambos extremos del hilo dental alrededor de los dedos (se recomiendan dos vueltas). Después, presionar suavemente la rosca sobre la delgada fisura interdental, teniendo cuidado de mantenerla tensa y firme.
  • Luego, abrazar el diente con el hilo dental para formar una especie de C. Deslizar el hilo hacia abajo (hacia el final de la corona del diente), siempre dando algo de fricción hasta que el diente también se limpie por debajo del margen gingival. Al hacerlo, el hilo dental actúa como una hoja, «cortando» y removiendo la placa.
  • Al sacar el hilo dental para limpiar el siguiente diente, es esencial usar una parte limpia del hilo dental.

¿Cómo usar el cepillo interproximal?

El cepillo interproximal es un dispositivo particularmente útil para eliminar la placa y fragmentos de alimentos atrapados entre los dientes.

Esta herramienta está diseñada para apoyar (no reemplazar) la acción de limpieza de los cepillos y la pasta de dientes. Como sabemos, las cerdas del cepillo de dientes -que no pueden llegar a ciertas áreas precisas de la cavidad bucal- son inadecuadas para limpiar el surco gingival y los espacios interdentales. Por lo tanto, la suciedad apiñada entre los distintos elementos dentales sólo puede eliminarse con herramientas especialmente fabricadas.

Al igual que con el hilo dental, el cepillo interproximal debe deslizarse en el espacio entre los dientes. El movimiento horizontal (hacia adelante y hacia atrás) debe realizarse con extrema precaución y delicadeza para no dañar las encías.

En el arco superior el cepillo debe ser empujado de arriba hacia abajo. Por su parte, en el arco inferior el movimiento será opuesto (de abajo hacia arriba). El movimiento, que debe ser horizontal, debe crear una ligera fricción entre las paredes de los dientes. Así facilita la eliminación mecánica de la placa presente en ellos, ejerciendo al mismo tiempo un masaje en la encía.

Enjuague dental

Después de limpiar todos los dientes con un cepillo, se recomienda enjuagar la boca vigorosamente con enjuague bucal. Este enjuague, de preferencia, debe ser enriquecido con flúor. El enjuague bucal, además de refrescar la boca, ayuda a mejorar la respiración y fortalecer el esmalte dental. Es ideal para eliminar fragmentos de placa o alimentos previamente eliminados con el cepillo.

Higiene dental profesional

Aunque es útil para prevenir, detectar e intervenir precozmente sobre cualquier patología, la higiene bucal en el hogar debe complementarse con controles regulares y tratamientos periódicos de limpieza dental profesional.

La Higiene Dental Profesional o detartraje, es a menudo conocida como limpieza del diente. Se trata de una actividad terapéutica destinada a mantener la salud de la cavidad bucal en todos sus componentes. Por lo tanto, promueve la salud de los dientes, el tejido de las encías, los huesos y los ligamentos periodontales.

La limpieza dental es llevada a cabo por el dentista y el higienista dental con el fin de limpiar a fondo incluso los espacios más difíciles de alcanzar y evitar la formación de placa, sarro, caries, inflamación de las encías y otros problemas dentro de la boca.

Procedimiento de detartraje

El procedimiento consiste en un primer paso para eliminar el sarro y la placa.

  • En primer lugar, se utiliza un escarificador ultrasónico para eliminar las acumulaciones de sarro y placa entre los dientes y debajo de las encías. El sarro presente es fragmentado por las vibraciones de este instrumento. Posteriormente, se utilizan curetas para intervenir en los espacios más complicados y de difícil acceso mediante los instrumentos ultrasónicos.
  • La segunda fase consiste en la eliminación de las manchas dentales con el uso de un vaso/cepillo conectado a una pieza de mano. Adicionalmente, se usa una pasta de pulir de fluoruro con propiedades blanqueadoras.

En nuestra clínica dental le ayudamos a obtener y mantener una boca sana poniéndole a su disposición un equipo de médicos cualificados e higienistas experimentados.

¿Con qué frecuencia se debe llevar a cabo la higiene dental profesional?

En general, se recomienda una sesión cada seis meses, al menos una vez al año. Sin embargo, la frecuencia debe adaptarse a las necesidades y situación de cada paciente. La acumulación de sarro puede variar mucho de una persona a otra según la cantidad de saliva y la calidad de la higiene diaria.

Dado que se trata de una técnica para la prevención de la enfermedad de las encías y de la enfermedad periodontal, en cualquier caso, debe llevarse a cabo con regularidad.

Fluoroprofilaxis

Otro aliado importante en la lucha contra la caries es el flúor. El flúor desempeña un papel importante en la nutrición y, particularmente, en la salud de la boca y los dientes.

La presencia de fluoruro en la boca hace que las bacterias reduzcan su actividad y presencia. El flúor también puede convertirse en una parte integral de la estructura química del esmalte.

Un diente cuyo esmalte contiene flúor es mucho más duro y resistente a la acción de todas aquellas sustancias capaces de dañarlo en lugar de destruirlo.

La fluoroprofilaxis profesional consiste en la aplicación de un gel que contiene una alta concentración de flúor directamente en los dientes utilizando un equipo especial. Debe hacerse en el consultorio del dentista cada 4-6 meses.