La ortodoncia es la especialidad odontológica que se ocupa de diagnosticar y corregir los defectos de oclusión y alineación. Además de ser un problema estético, la mala alineación de los dientes hace que el cepillado sea parcialmente ineficaz en la higiene diaria, lo que dificulta la eliminación de la placa de toda la superficie dental. También es un problema estético que se siente mucho en la adolescencia y en la edad adulta.

Las técnicas ortodónticas hoy conocidas permiten realizar numerosos tratamientos, fijos y móviles, para restaurar la correcta funcionalidad de la cavidad bucal, previniendo o corrigiendo los hábitos estropeados y otras disfunciones en la articulación mandibular y la postura.

Lo ideal es someterse a un chequeo ortodóntico desde una edad temprana (5/6 años), con el fin de interceptar cualquier necesidad de terapia con el dispositivo adecuado.

En esta Clínica Dental se presta especial atención a los pacientes jóvenes. Es importante crecer con dientes sanos y alineados para proteger la salud futura de la sonrisa.

La ortodoncia también puede ayudar a sonreír en la edad adulta. Aunque es ideal para empezar como un niño, nunca es demasiado tarde para corregir y mejorar la salud y la estética de su sonrisa.

En nuestros centros dentales, tras una visita del especialista, establecemos un plan global de tratamiento que incluye el aparato móvil si es necesario, el aparato fijo y las sujeciones finales para mantener la posición obtenida.

Principales tipos de aparatos dentales

Existen diversos tipos de aparatos dentales que pueden ser usados para corregir la postura de los dientes. Entre los principales se destacan los siguientes:

Aparato fijo: Se utiliza desde la adolescencia cuando los dientes permanentes ya están casi todos presentes en la boca. Consiste en placas de metal o cerámica pegadas a los dientes y conectadas entre sí por alambres de metal y elásticos.

Aparato móvil: Es insertado y retirado en total autonomía por el paciente. Se puede utilizar, a diferencia de la fija, ya en niños muy pequeños con los dientes aún de la leche, para expandir el paladar, para guiar correctamente la masticación y para cambiar hábitos incorrectos como chuparse el dedo.

Expansor palatal: Es una herramienta utilizada para ensanchar un paladar demasiado estrecho y para crear espacio en caso de sobrepoblación dental.

Tracción extraoral: Es un método ortodóntico que utiliza un instrumento colocado en parte dentro de la boca y en parte alrededor de la cabeza para ayudar a mover los dientes en la posición correcta, «tirando» desde el exterior.

Contención: Es una máscara transparente que a veces se utiliza para mantener el resultado obtenido.