La higiene dental profesional o Detartrasis, a menudo denominada limpieza de diente, es un acto terapéutico práctico destinado a mantener la salud de la cavidad bucal en todos sus componentes, es decir, los dientes, el tejido de las encías, los huesos y los ligamentos periodontales.

Aunque el valor asociado a esta práctica es principalmente estético, la ventaja personal y social de poder mostrar una sonrisa belleza y salud es sólo uno de los aspectos importantes relacionados con la práctica constante de una higiene bucal correcta y cuidadosa.

La primera ventaja de la descamación es la prevención de la caries y la formación de placa y sarro. Cuidar su sonrisa tiene implicaciones sociales y de salud mucho más importantes que la estética como un fin en sí misma. De hecho, la higiene bucal se considera cada vez más como un procedimiento preventivo contra muchas enfermedades mórbidas. Así como otras intervenciones preventivas como un estilo de vida adecuado, una dieta sana y equilibrada y la abstención de los malos hábitos.

Cómo se realiza la higiene bucal profesional

La sesión de higiene bucal profesional se divide en varias fases:

Entrevista de reconocimiento

Se realiza con el paciente para evaluar las condiciones objetivas de higiene bucal y los problemas subjetivos del paciente.

Higiene real

Comienza con el uso del escarificador, un instrumento que, mediante la combinación de vibraciones ultrasónicas y agua, fragmenta y elimina el sarro localizado en áreas supragingivales y espacios interdentales.

Cita final

La última fase, a través del uso de un vaso/cepillo conectado a una pieza de mano y una pasta de pulir de fluoruro.